CENTRO MEDICO HIDALGO
HIDALGO 2425 PTE
COLONIA OBISPADO
6TO PISO DESP #610
C.P.64010 MONTERREY N.L..
.
TEMAS > TEMA 4
 

ENFERMEDADES DE LA RETINA Y VITREO

La retina es la capa más interna del ojo cuya función es transformar las señales luminosas en impulsos nerviosos. Está formada por dos capas: la externa o epitelio pigmentario de la retina y la interna o retina neural. Los trastornos de la retina podemos dividirlos en tres grandes grupos: Enfermedades vasculares de la retina: Son un gran grupo de enfermedades que presentan en común el afectar de una forma o de otra a la retina o a sus estructuras vasculares (arterias, venas y/o capilares). Destacan de este grupo tres alteraciones por su frecuencia y gravedad: La retinopatía diabética Las enfermedades oclusivas vasculares La retinopatía hipertensiva Degeneraciones y distrofias de la retina Desprendimiento de retina Desprendimientos de retina regmatógenos Desprendimientos de retina no regmatógenos El único tratamiento posible del desprendimiento de retina es la intervención quirúrgica. Para ello existen diferentes técnicas: Gas intraocular Cirugía clásica Vitrectomía Avastin

INTRAOCULAR

Este tratamiento consiste en inyecciones repetidas de un gas dentro del ojo. Con esto se persigue recolocar las capas separadas de la retina para, posteriormente, cerrar el desgarro causante del desprendimiento aplicando láser o crioterapia. C

CIRUGIA CLASICA

Este método de tratamiento consiste en la utilización de técnicas de indentación extraocular (diferentes tipos de esponjas de silicona que se colocan por fuera del ojo para empujar la retina y devolverla a su posición inicial). Posteriormente se cierra el desgarro.

VITRECTOMIA

Es una técnica intraocular en la que se extrae el humor vítreo (líquido que rellena la parte posterior del ojo) y se rellena el ojo con sustitutivos vítreos (gas o silicona), que empujan la retina separada y la vuelven a colocar en su posición. Posteriormente se cierra el desgarro utilizando láser intraocular.

AVASTIN

Procedimiento más económico y menos invasivo que el rayo láser, que evita la progresión del daño en la retina y permite la restauración de la visión en la mayoría de los casos. El tratamiento consiste en la aplicación de un medicamento que detiene e inhibe el crecimiento de los vasos sanguíneos anormales. Este procedimiento es muy rápido, ambulatorio y se realiza bajo anestesia local con gotas por lo que no hay dolor.
 
 
 
 
 
 
   
   
   
©2007 DR.ALEJANDRO ASEFF